Prólogo en Oviedo

imageEl miércoles día 31 de agosto a las 22.30 horas comenzaba nuestro nuevo reto, el Camino Primitivo que nos llevaría desde Oviedo hasta Santiago de Compostela.

Tras una larga noche de viaje llegamos a Oviedo antes de las ocho de la mañana.

Oviedo es una ciudad tranquila, donde no sólo edificios y calles reflejan su elegancia sino también sus gentes. El casco antigüo es casi todo peatonal por lo que pasear por sus calles se convierte en un verdadero placer. Está lleno de plazas con encanto y estatuas por lo que hay infinidad de rincones para fotografiar.

Nos sorprendió el silencio que se puede generar cuando los semáforos paran el tráfico. Ves que la gente va de un lado para otro en silencio o hablando en voz tan baja que sus palabras sólo ocupan el espacio auditivo de sus contertulios, no invaden el de los demás. Muy diferente a las ciudades del sur

Nos quedamos en el Hotel Ovetense ,en el mismo centro. A cincuenta metros de la plaza y cien de la catedral. Precio/calidad bien, sin lujos, pero el sitio ya merecía pagar los 42 euros que nos costó la habitación. Nos recogieron las bicis y las alforjas a las ocho de la mañana en un pequeño almacén que olía muchísimo a sidra, a mis ortlied no se les quitó el olor ya en todo el camino aunque las limpiamos.

http://www.hotelovetense.com/

SAM_0068Oviedo nos resultó una ciudad cara.

SAM_0083 sam0028e
Alfonso I el Casto, primer peregrino a Santiago
SAM_0025 SAM_0039
 
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Camino Primitivo y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s